domingo, 8 de abril de 2018

Sin enumerar, sin clasificar y sin juzgar

Si tuviese un bloc de notas para la ducha, escribiría mucho más, quizá demasiado. Quizá no sabría distinguir qué cosas merecen ser verbalizadas y cuáles no. 
Sé que entonces hubiese hablado por capricho, por querer hacer importante lo que yo sé que es banal. Y lo habría hecho por pensar -aunque solo fuese un instante- que estoy sensibilizándome, que ya no tengo mil piedras dentro. Que ya solo son novecientas noventa y nueve.

Estos últimos meses me he dado cuenta de más cosas de las que yo querría aprender en tan poco tiempo. E aquí mi lista sin enumerar, sin clasificar y sin juzgar:
-He entendido que no me tenía que salvar de nadie, tan solo de mí, y que eso era lo más difícil.
-He comprendido que puedo volver a creer en las oportunidades, pero que tengo que esforzarme en saber distinguir las buenas, de las que sólo me depararán un dolor de cabeza más. (Prefiero hablar de cabeza que de corazón).
-He sabido que va a haber mil dudas que nunca voy a poder resolver y que la única forma de hacerlas frente es dejarlas a un lado.
-Entendí que he buscado soluciones cuando ya no existía el problema. Y lo peor de todo, he intentado aplicar esas soluciones en mí, machacándome más y más.
-Que hay personas que no están hechas para estar con nadie.
-Y que hay personas que hacen que no quieras estar con nadie más.

No sé cuántas oportunidades me he dado a mí misma, pero voy a seguir haciéndolo, porque cada vez que creo que no debería haberme dado la anterior, aparece algo mejor.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Tengo

Tengo textos en mi cabeza sin publicar,
"notas" que no leo o no existen,
fotos tuyas borradas y otras tantas olvidadas en alguna carpeta de Dropbox,
cartas que no quiero ni ver
y recuerdos que intento no olvidar olvidarlos.

Ya casi llevo el mismo tiempo sin ti que contigo.
Lo mejor es que me siento más mía que nunca.
De todas las formas que tenías para hacerme sentir viva, esta era la más arriesgada,
pero ya me encargué yo del resto.
No sé ni cómo estás, he verbalizado la frase por primera vez en mucho tiempo, pero me quedaré igual; pensando que perfectamente, que el problema era yo.
Supongo que gracias por nada pero a la vez por tanto.
Ojalá las cosas hubieran sido diferentes.
Escúchate.
https://www.youtube.com/watch?v=0Ui1oHlOk8g
https://www.youtube.com/watch?v=hHplhqIOptI

sábado, 4 de noviembre de 2017

Tarde para, pronto de.

No sé por qué necesito tener las cosas tan planeadas cuando luego estoy deseando dejarme llevar por la situación.

Estoy conociendo partes de mí que me gustan y no sé ni si son verdad. Pero eso no me preocupa. No ahora. 
Acepto el proceso, retiro las certezas.


viernes, 20 de octubre de 2017

Por si alguna vez lees esto

Quiero que sepas que estoy intentando encontrarme.
En otro sitio, con otra gente, sin los míos, sin tantos; pero conmigo.
Buscando a mi mejor versión, a la que no quiero terminar de perder.
La que no quiero olvidar.
La que compartimos.
La que vive dentro de mi.

Buscándome entera y en el interior.

Por si alguna vez lees esto y no quieres que lo sepa:
Estoy bien, conviviendo conmigo. Aprendiendo. Sanando.
Mis miedos se confirmaron; te convertirás en un recuerdo triste.
Pero está bien, todo irá bien.
Sere-mos feli-ces, aunque haya que separar la última sílaba.

jueves, 6 de julio de 2017

Monteperdido

No sé qué me vuelve más loca; 
si pensar que en algún momento te perderé o recordar tu forma de mirarme justo después de besarnos. Porque lo primero es por lógica, pero lo segundo me rompe cada esquema que cree yo sola.

Y es que cada día soy más consciente de que por ti merece la pena cualquier cosa. Porque la mayor estupidez sería no estar contigo. No quiero perderme ni un día, pero continuamente me pierdo en ti.

Confieso que me da vértigo dormir tres noches juntas y que al despertarnos ya sea septiembre. Mis ganas de irme contigo son mis miedos de que te canses de mí.

Y si dicen que "nunca digas nunca", yo lo resumiré con un no.


No voy a dejar de quererte.

miércoles, 26 de abril de 2017

Auto nota mental

Me estoy perdiendo. En mí. Y no me importa para nada.
No voy dejando ningún rastro, por lo que nadie me puede encontrar.
O eso quiero creer.
No sé cómo he llegado al punto en el que lo que más me relaja es, a la vez, lo que más nerviosa me pone.

No voy a ceder-me.

miércoles, 19 de abril de 2017

23:59:59

Me intento posicionar en una escala de grises porque me cansa el negro y me aburre el blanco.

Hasta hace poco tenía pensado perderme entre el oscuro y el claro. Y ya no.


El tren al que todo el mundo se quiere subir estaba en huelga y no pasó. 


"Siempre en el momento más inoportuno.


Qué cabrones..."


Pero yo no quería y me he quedado aquí para extraviarme y luego encontrarme. 


Muy lejos y muy cerca.